FRAGMENTA 10

20 de diciembre al 14 de enero

Este grupo formado por diez artistas con largas trayectorias individuales a sus espaldas, lleva ya 8 años realizando exposiciones colectivas, reuniéndose periódicamente para contrastar la evolución de sus trabajos. Pese a sus diferentes edades, procedencias y formas de entender el arte, consiguen crear enlaces y afinidades no calculadas pero que se manifiestan al compartir espacio en las salas de exposiciones.

Hay variedad de técnicas, procedimientos y soportes, como diferentes son las inquietudes de cada uno de los artistas en su estudio, en permanente búsqueda y experimentación con los materiales. Estos encuentros radican en la histórica Galería del Palau (Valencia), de la mano de su directora, Trini Hernández, y con el impulso inicial de la comisaria Raquel Medina y su proyecto “[10] Poètiques del Fragment”.

DEL TROS AL FRAGMENT

En esta exposición, diez artistas abordan el fragmento. Unos lo visitan, mientras que para otros, es la esencia de su trabajo de larga trayectoria. La fractura, el collage, el despiece, la costura, la reserva, la renuncia o la recomposición son algunas de las diferentes maneras utilizadas tanto en la técnica como en la forma, para proponer mundos singulares y diversos llevados por un mismo hilo conductor: la solidez técnica y conceptual y una intensa impregnación poética de la reconstrucción. Aquella que, presupone una dispersión previa del todo y de sus partes, aquella que es una “finalidad sin fin” como la celebraba Kant en su definición del arte.

El mundo no siempre ha estado fragmentado, fue su devenir, y fue este acontecimiento histórico de ruptura, igual que el del arte de nuestro tiempo, (para permanecer por siempre nuevo) el que debe ayudar a decir y mostrar, a tender un espejo a la sociedad, incluso si el espejo está roto y devuelve al espectador su reflejo como un mosaico de imágenes fragmentadas. Puede que no deje de parecerle menos real, sino todo lo contrario. “En un instinto de supervivencia, el público irá donde el arquitecto sepa reconstruir con los fragmentos del pasado los íltimos lugares atractivos donde habitar el presente”, escribió precisamente Baricco. La suerte del arte contemporáneo sería la de vivir y asumir a su debido tiempo, el momento del fragmento, el único que puede contar una sociedad, una cultura, un saberse a sí mismo fragmentado. La geofísica nos ha enseñado que un fragmento puede devenir en todo un continente, en tierra firme donde asentarse y reconocerse en la diversidad.     –  PABLO NOGUERA